Adiestrador canino homologado por la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales (ANACP)

JOSÉ MANUEL PRIETO ARBESÚ

Móvil: 646-56-99-71

e-mail: info@amigodetuamigo.es

TERAPIAS

En la actualidad, el uso de animales con fines terapéuticos es cada vez más frecuente a medida que se van realizando estudios para constatar los numerosos efectos beneficiosos del vínculo entre el ser humano y los animales.

A diferencia de las personas – con quienes nuestras interacciones pueden ser complejas e impredecibles – los animales proporcionan una fuente de sosiego y un foco de atención. Hacen que nos sintamos seguros y aceptados incondicionalmente. Para los grupos de personas desfavorecidas que se sienten vulnerables a causa de sus circunstancias o de sus condiciones físicas y/o emocionales, esta aceptación plena es clave. ¡Los animales no juzgan!

¿Qué son actividades asistidas con animales?

Las actividades asistidas con animales son aquellas actividades en que interviene algún animal para proporcionar a los usuarios beneficios motivacionales, educativos y/o recreativos con el fin de aumentar la calidad de vida.

Las actividades asistidas con animales son llevadas a cabo por técnicos debidamente entrenados en el manejo y adiestramiento de la especie utilizada que a su vez, debe cumplir determinados criterios relacionados con la salud y el entrenamiento.

Estas actividades – sin pretender ser terapia – a menudo tienen los mismos beneficios físicos y psicológicos que la terapia asistida y tienen muchas de las mismas aplicaciones.

En los centros, la visita de una mascota puede ser simplemente algo que se sale de la rutina. Para otros, puede ser profundamente memorable; pueden hablar de la experiencia durante varios días. Algunas personas evitan el contacto humano, pero en cambio, sí hablan con las mascotas.

El animal sirve de puente para comunicarse con los demás. En algunos casos, la mascota despierta recuerdos gratos. En algunos casos, por ejemplo, se motivan para participar en la actividad, son físicamente más activos y así mismo, tienen contacto con otros compañeros.

Los objetivos de la terapia asistida con animales, que deben ser determinados por el profesional

La salud mental:

  • Aumentar las interacciones verbales entre miembros de un grupo
  • Aumentar la capacidad de concentración y atención
  • Potenciar la autoestima
  • Reducir los niveles de ansiedad
  • Reducir la sensación de soledad

Lo educativo:

  • Ampliar el vocabulario
  • Ayudar a mejorar la memoria
  • Mejorar el conocimiento de conceptos tales como tamaño, color, etc.

Lo motivacional:

  • Mejorar el deseo de participar en actividades grupales
  • Mejorar las interacciones con los demás Aumentar el ejercicio. (Tucker, 2004)

Lo físico

  • Mejorar las habilidades motoras finas y gruesas
  • Mejorar la movilidad Mejorar el equilibrio

La terapia asistida con animales proporciona interacciones positivas entre un ser humano y un animal.

Beneficios físicos

Se han estudiado y constatado numerosos beneficios físicos como consecuencia de la terapia asistida con animales. A continuación comentamos algunos:

  • Varios estudios han revelado que el acariciar a un animal es eficaz para aliviar el estrés y bajar la presión sanguínea, (Graham., 1999).
  • Un estudio realizado en Australia determinó que tener una mascota reduce notablemente el riesgo a padecer enfermedades coronarias, (Graham., 1999).
  • Estudios epidemiológicos indican que tener una mascota supone acusar menos problemas de salud, menos necesidad de medicación, y menos factores de riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares, (Fine, 2006).
  • En personas con limitaciones físicas, los perros pueden servirles de estímulo para su rehabilitación. Así mismo, pueden llevar a cabo actividades directamente con los animales. Si una persona tiene la capacidad de prensión disminuida, el hecho de tirarle una pelota a un perro le proporciona un ejercicio extremadamente útil para su recuperación que a la vez es divertido.
  • Los animales de compañía están considerados como una medicina preventiva. Su cuidado y el afecto hacia ellos promueven la salud y prolongan la vida.
  • Ayudan a estar en forma ya que los perros necesitan caminar y hacer ejercicio diariamente. Compartir con la mascota y disfrutar de esta actividad hace que tanto ella como su dueño se mantengan saludables.
  • Recuperan más rápido de enfermedades como infartos y de cirugías, que aquellas que no las poseen.
  • Apoyan a personas discapacitadas. En especial los perros pueden convertirse en los ojos, los oídos y las piernas de muchas personas que padecen ciertos impedimentos físicos.

Beneficios psicológicos

Al emplear perros para llevar a cabo la terapia asistida con animales, podemos apreciar numerosos beneficios psicológicos. Si bien son difíciles de medir, hay incontables estudios en que hay evidencia de efectos positivos como consecuencia del contacto con perros.

  • Orientación en la realidad

Los perros llaman la atención y por este motivo, con frecuencia, se utilizan en publicidad y películas. En el caso de personas desorientadas – por ejemplo, personas que padecen la enfermedad de Alzheimer – los perros sirven como elemento de contacto con la realidad, (Davis, 2002).

  • Punto focal para trastornos por déficit de atención

Una de las dificultades más notables en niños con trastorno por déficit de atención, es la imposibilidad de concentrarse. Los perros sirven como punto de interés. En la medida en que un niño afectado pueda prestar atención a un perro por períodos de tiempo cada vez más largos, podrá generalizar la capacidad de concentración que va adquiriendo a otras áreas de su vida, (Davis, 2002).

  • Mejorar el estado de ánimo

En toda la literatura relacionada con la terapia asistida con animales, hay testimonios de los efectos positivos sobre el estado de ánimo tanto de usuarios como del personal de las diferentes instituciones.

  • Antídoto para la depresión

Los perros de terapia ayudan a superar la depresión y las visitas a instituciones sirven para combatir la monotonía, (Davis, 2002).

  • Colaboración

Se produce una mayor colaboración entre los usuarios y el personal de las instituciones cuando hay un perro presente. Por otro lado, la forma benevolente en que un guía trata a su perro, sirve de ejemplo para el personal – incluso en los momentos más difíciles (Davis, 2002).

  • Estímulo social

Los perros fomentan el contacto social; sirven de tema de conversación y facilitan las relaciones interpersonales, (Davis, 2002).

  • Necesidad de contacto físico

Los perros de terapia satisfacen la necesidad universal de los seres humanos para el contacto físico. En muchas ocasiones, las personas inhibidas que rehúyen del contacto físico con seres humanos, con gusto se acercan a los perros para acariciarlos.

  • Incentivo

Los perros sirven como motivación para las distintas modalidades de tratamiento. Un niño con parálisis cerebral que debe realizar ejercicios físicos de rehabilitación, los hace encantado cuando participa un perro.

  • Salirse de uno mismo

Los individuos que padecen enfermedades mentales o baja autoestima tienden a centrarse en sí mismos. Las interacciones con perros les pueden ayudar a centrarse más en su entorno. Más que pensar y hablar sobre sí mismos y sus problemas, pueden mirar a los perros y hablar acerca de los animales, (Tucker, 2004).

  • Algo con qué ilusionarse

Los usuarios en todas las instituciones esperan con ilusión las visitas de los perros.

  • Apoyo al personal de las instituciones

Cuando hay una actitud de colaboración del equipo perro-guía con el personal de las instituciones, genera un ambiente positivo para los usuarios. (Davis, 2002).

  • Empatía

Existen estudios que demuestran que los niños de hogares donde hay mascotas en que la mascota es considerado uno más de la familia, los niños desarrollan una mayor capacidad de empatía, (Tucker, 2004). Entendemos que esto es igualmente aplicable en las instituciones, y de vital importancia, especialmente cuando se trata de adolescentes de riesgo.

  • Promover el crecimiento y desarrollo de un ser vivo

Muchos niños y adolescentes de riesgo no han aprendido esta capacidad en sus familias de origen. Cuidar a un perro y observar cómo se desarrolla es un refuerzo potente para la autoestima.

  • Vínculo

Nos referimos a una relación de confianza mutua o a un sentimiento de conexión o compenetración. Los perros pueden abrir una vía de comunicación emocionalmente seguro entre el perro y el usuario.

  • Aceptación

Los perros aceptan a las personas incondicionalmente. No importa el aspecto físico; no importa la raza; no importa la historia propia. Muchos niños y adolescentes de riesgo se han sentido rechazados y la aceptación por parte de los perros les supone una validación personal.

  • Entretenimiento

Es divertido ver qué cosas puede hacer un perro. Incluso las personas a las que no les gustan los perros pueden disfrutar viéndolos.

  • Estímulo mental

Se produce una mayor estimulación mental como consecuencia de las oportunidades que los animales proporcionan para comunicar con otras personas, evocando recuerdos del pasado, y como entretenimiento. En situaciones tristes, la presencia de un animal sirve para alegrar el ambiente, aumentar la diversión, la risa y el juego. Estas distracciones positivas pueden ayudar a disminuir las sensaciones de aislamiento, (Tucker, 2004).

Beneficios sociales

  • Se inspira mayor respeto hacia todos los seres vivos.
  • A través de la interacción con los perros, todos los participantes aprenden a ser más tolerantes – con los perros, con ellos mismos, y con los demás.
  • Les permite aprender habilidades de comunicación eficaces para las interacciones sociales.
  • Permite desarrollar la comprensión, empatía y respeto hacia los demás para que puedan mantener relaciones interpersonales saludables.

Todo lo relacionado con los seres humanos incide en la sociedad. Está en nuestra mano determinar si incide de forma positiva o negativa.

¡Comparte esta información en tus redes sociales!